El tráfico de personas no es solo una problemática presente en joyas cinematográficas. Las cifras de este delito en América Latina y el Caribe son tan reales que la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol por sus singlas en inglés) ha orquestado diversas operaciones para desmantelar a poderosas bandas de crimen organizado en la región.
Según cifras publicadas por la BBC Mundo, durante la intervención denominada Spartacus II, que reunió a 25 países, de los cuales 17 fueron latinoamericanos, “ más de 2.700 víctimas de trata fueron rescatas, 134 personas resultaron detenidas y se logró desmantelar al menos a siete bandas de crimen organizado en junio de 2016”.
Este mismo artículo cita que “en América Latina son traficadas personas de hasta 25 nacionalidades, para fines de explotación sexual en su mayoría”. Asimismo, el último Reporte Global de Tráfico de Personas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) indica que solo en América Central el 62% del total de traficados son niños (en América del Sur, el 39%).
A pesar de la alarmante situación, cabe destacar que Chile resalta como una de las naciones que cumple con los requisitos mínimos para combatir la trata de personas, de acuerdo al Reporte de Tráfico de Personas 2017 del Departamento de Estado (DoS) de Estados Unidos.
En la noticia reseñada por la BBC Mundo el pasado lunes 17 de julio, Estados Unidos destaca los esfuerzos del gobierno chileno para “obtener más condenas por trata de personas, aumentar el financiamiento de servicios para víctimas y atender a un mayor número de niños explotados sexualmente”. El informe expresa además que Chile otorga penas de entre cinco a 15 años de presión por el delito de trata de seres humanos.
El informe especifica que el DoS clasifica a los países en cuatro niveles, entre los cuales Chile figura en la escala superior, mientras Colombia se posiciona como la otra nación de América Latina en cumplir con las exigencias mínimas de Estados Unidos para luchar contra la trata de personas.
Deficiencias
Pese a los aspectos positivos reconocidos por Estados Unidos, algunos puntos surgieron como factores mejorables para nuestro país, en aras de combatir el tráfico de seres humanos. En el artículo divulgado se indica que “El DoS sostiene que en Chile los servicios para las víctimas son desiguales en todo el país, y la educación y capacitación laboral son insuficientes”
Por su parte, el Ministerio del Interior de Chile declaró a BBC Mundo que el gobierno estableció un plan de acción contra la trata para 2015-2018, el cual consiste en capacitar a funcionarios públicos, atender a las víctimas, procesar penalmente a los tratantes, entre otros aspectos.
(Con información de BBC Mundo)