In Blog

Así comenzó en algún punto en el pasado la necesidad de contar con seguridad privada

Dicen que la Reina Isabel II, en noviembre del año 1849, pidió buscar personas que quisieran cuidar de cosas y propiedades de otros como suyas propias para vigilar de parques, villas y cualquier otro tipo de áreas privadas, en ese tiempo los guardias de seguridad estaban bajo el mando directo del alcalde por lo cual tenían que rendirle informes a este.

Para 1876 los guardias privados ya se habían hecho fama de hombres fieles y valientes que trabajaban y colaboraban con la policía, en ese mismo año se les da el derecho de arrestar y su carácter honesto les otorgaba absoluta credibilidad al acusar a delincuentes.

Las personas a los que se les concedía estos trabajos debían ser personas de buena fama en la sociedad que jamás hubieran sido despedidos de la policía y que hubieran sido terciadores y apaciguadores en pleitos de su comunidad.

Así poco a poco se fue haciendo más necesario el uso de este tipo de recurso humano para diferentes áreas, en la comunidad se comenzó con el uso del sereno, personaje que cuidaba de los bienes de otros, y tenía un enorme llavero para tener acceso a todos los portales les lugar.

A partir de aquí comenzaron a existir las empresas de seguridad que tenían como propósito capacitar gente que pudiera ofrecer servicios de calidad en cuanto a materia de seguridad.